martes, 4 de junio de 2013

Cuentos y Cortos

Hola buenos días, os dejamos aquí este tutorial sobre cuentos y cortos del blog Literautas:


A lo largo del tutorial explicaré los aspectos teóricos y técnicos de la escritura de las formas cortas desde el desarrollo de la idea hasta la versión definitiva. Eso sí, en algunas partes del tutorial hablaré más específicamente del guión o del cuento cuando así lo requiera el tema a tratar. De momento, empezaremos con la búsqueda de la idea, que sí que puede ser común a ambos y para la que hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

Mejor que la idea se entienda:


Parece una tontería pero a veces a la gente se le olvida algo tan sencillo como que estás escribiedo para que otras personas vean tu corto o lean tu cuento. Es fundamental e indispensable que lo entiendan. Y, a ser posible, que se entretengan.
Necesitas una idea, no un símbolo. Un mal común entre aquellos que comienzan a escribir cuentos o guiones de cortometrajes es que no parten de una idea, sino que se montan una película llena de alegorías, símbolos y metáforas cuyo resultado acaba siendo algo sin mucho sentido que suele aburrir a la gente y que sólo entenderá el artista.
El tema es importante, claro. Pero si realmente quieres hablar, por ejemplo, sobre la soledad inherente al ser humano y su incapacidad de comunicación, no empieces a pensar en un extraño personaje vestido de negro que se mueve sobre un espacio vacío soltando frases inconexas. Eso no lo aguantará nadie.
Cuéntame mejor una historia interesante, anecdótica casi, de un desayuno entre un matrimonio mayor que sigue viviendo en pareja pero que apenas se conocen o se hablan. Y deja la soledad para el subtexto.
El subtexto es algo maravilloso, nos encanta a todos, aunque sea de forma inconsciente. Nada hay más interesante que una historia con más de una lectura.

Condensa tus ideas en una sola:


En una novela de fantasía se recrea un mundo de fantasía; mientras que en un cuento de fantasía se narra un acontecimiento fantástico enmarcado en un mundo que sólo vislumbramos, no se nos describe. Este mundo se queda en la ambientación de fondo.
A la hora de seleccionar una idea para una historia corta, no contamos ni con mucho espacio ni con mucho tiempo para extendernos, así que no puedes abarcarlo todo. Cíñete a una idea concreta, a lo esencial.
No intentes, por ejemplo, contar la historia completa de toda la vida de un matrimonio. Mejor cíñete a ese desayuno concreto que es crucial por algún motivo y que puede definir toda su historia sin contarla. Si en algún género tiene realmente sentido aquello del principio del iceberg del que nos hablaba Hemingway, es en las formas cortas.

Cuanto más sencilla, mejor:


Que no simple, no es lo mismo. Las mejores historias cortas están basadas en anécdotas o pequeños episodios que esconden de fondo un subtexto más profundo. Eso sí, dicho acontecimiento ha de ser interesante porque si no lo es… ¿A qué viene que nos pongamos a contarlo?
Y hasta aquí esta pequeña introducción al tutorial sobre las formas cortas. En el próximo post del tutorial publicaré un decálogo sobre la escritura de cuentos y guiones de cortos. Mientras tanto, podéis ir dándole vueltas a la cabeza a ver si se os ocurre alguna idea para comenzar a escribir una historia corta. Y recordad: sencilla, concreta e inteligible.

1. No te lances al vacío


La escritura de una historia corta requiere precisión y concisión. Para ello, lo mejor que puedes hacer antes de ponerte a escribir a lo loco es tener las cosas claras en tu cabeza, por lo menos el punto de partida y el lugar a donde quieres llegar.

2. El cuento y el corto son acción, no descripción


En las historias cortas no hay tiempo ni espacio para detenernos en los detalles innecesarios. Las descripciones, si las hay, deben ser muy breves y aportar algo a la acción. Si no lo hacen, sobran.

3. Los personajes son instrumentos


Al contrario que en las novelas o los largometrajes, aquí no es necesario que presentes a los personajes ni que tengan un desarrollo psicológico, basta con pincelarlos y dejar que actúen al servicio de los acontecimientos de la historia.

4. No te disperses


Recuerda lo que quieres contar y cíñete a ello. En los cuentos y los cortos sólo hay una trama, no hay lugar para subtramas ni disertaciones.

5. No quieras abarcarlo todo


Busca la anécdota, el momento de chispa. No intentes contar largas hazañas o historias que se extiendan demasiado.

6. Elimina lo innecesario


En el cuento y en el corto hay tanto trabajo en lo que no se cuenta como en lo que se cuenta.

7. Condensa todo lo posible


Personajes, tiempo y espacio. Demasiados personajes, una gran dilatación del tiempo o muchos escenarios sólo frenarán la historia y le restarán intensidad.

8. Engánchales desde el comienzo


Desde la primera frase, o la primera imagen si es un corto, la historia ha de atrapar. Tiene que invitar a seguir leyendo, despertar curiosidad.

9. Termina la historia a tiempo


Una historia corta ha de terminar en el momento justo y dejar una huella en el lector/espectador. Siempre será mejor que se queden un poco inquietos, con ciertas preguntas o sensaciones en el aire, que saquen sus propias conclusiones y rellenen los huecos. ¡Pero con esto no digo que contéis una historia que no se entienda o que dejéis la trama completamente abierta!

10. Empápate de historias cortas


Si quieres escribir cortos y cuentos, has de ver muchos cortos y leer muchos cuentos. Hoy en día, gracias a sitios como Vimeo o Youtube, es muy fácil tener acceso a cortometrajes hechos en todas partes del mundo. Y cuentos también los hay por doquier, afortunadamente. No dejes de leer a Chéjov y a Monterroso. También puede ser recomendable, por ejemplo, “Si te comes un limón sin hacer muecas”, de Sergi Pàmies, un autor que logra hacer cuentos geniales a partir de lo aparentemente cotidiano.


Asumiendo que tenemos ya perfilada la idea base, viene la hora de decidir cómo lo contaremos y si sabemos de lo que vamos a hablar. Para ello, a mí me resulta de ayuda responder a las siguientes preguntas a modo de cuestionario:

1. ¿Cuál es el germen, la idea base?


Es útil apuntar la idea de la que partimos a modo de referente para ir viendo cómo evoluciona o se adapta. Recuerda que es mejor que se trate de un chispazo o una anécdota. No puedes abarcar grandes extensiones de tiempo o numerosos personajes en las formas cortas. Reduce.

2. ¿Cuál es el tema de fondo?


Al margen de la idea principal que cuenta la historia, siempre hay un tema que subyace y que se puede expresar en muy pocas palabras (a veces bastan una o dos). Se trata de aquello de lo que habla realmente la historia y suele ser algo universal, como la venganza, el amor, el odio, el miedo a la muerte… Hay que tenerlo presente porque este tema puede marcarnos el camino y ayudarnos a la hora de escoger la forma en que queremos contar.

3. ¿Cuándo ocurre mi historia?


Por un lado, hay que definir en qué época transcurre la historia. ¿Es actual? ¿Ocurre en el pasado o en el futuro? Además, también es útil tener presente en cuánto tiempo transcurren los hechos. Pueden pasar días, horas, minutos o apenas unos segundos.
Aunque después no se haga ninguna referencia explícita al tiempo en el cuento o en el cortometraje, tener esto claro nos ayudará a no meter la pata y librarnos de posibles fallos en la narración.

4. ¿Dónde tiene lugar mi historia?


Sin necesidad de pormenorizar todavía, detente a pensar en el lugar o lugares en los que se desarrolla la historia. ¿Son reales o imaginarios? ¿Urbanos o rurales? ¿En qué país o planeta?

5. ¿Necesito documentarme?


Como consecuencia de las preguntas anteriores, llega la hora de plantearse cuánto necesitamos documentarnos. Hay historias que no requieren este proceso porque tratan hechos que conocemos a la perfección, pero no siempre es así.
¿Conoces el tema del que vas a tratar? ¿Y la época? No es lo mismo, por ejemplo, contar un atraco a un banco enmarcado en el presente que en el siglo XIX. ¿Sabes cómo era un banco en el siglo XIX? ¿Qué armas llevaba entonces un atracador? ¿Qué medidas de seguridad había? ¿Eran habituales los robos? ¿Cómo hablaba la gente de la época?
En cuanto al espacio, si quieres contar una historia que tiene lugar en tu barrio, es posible que no necesites documentarte. Pero si quieres situarla en una ciudad extranjera, tendrás que plantearte si la conoces de verdad. ¿Sabes cuál es el clima allí? ¿Conoces sus calles y sus costumbres?
Antes de pasar a la siguiente fase de la escritura, es mejor que hagas una profunda reflexión sobre tu idea y seas honesto contigo mismo. Si hay alguna laguna, es el momento de llenarla con información. No tiene nada de malo no saber sobre algo y hoy en día, gracias al acceso a todo el mundo que nos brinda internet, es mucho más sencillo documentarse que antaño.
Si lo haces bien, la documentación puede ser una de las fases más divertidas de la escritura y, al igual que el resto de elementos, aunque luego no se mencionen directamente, se notará en el conjunto de la obra y te ayudará a evitar incongruencias.
Y hasta aquí esta tercera entrega. En el siguiente post empezaremos ya con la realización de la llamada sinopsis. Mientras tanto, ¡feliz escritura y feliz semana!




El siguiente paso a realizar es el de la creación de una sinopsis o resumen. Aunque lo de la sinopsis es más habitual a la hora de escribir un guión, yo creo que puede ser útil también para todas las formas narrativas.
Antes de entrar en los detalles de la escritura de una sinopsis, hay que tener en cuenta queexisten dos tipos de sinopsis: la sinopsis comercial o de venta, y la sinopsis técnica.
La sinopsis comercial es la que se suele ver en la contraportada de un dvd o de un libroexplicando de qué va la historia, pero siempre a modo de sugerencia para que el lector/espectador se interese por la obra. En este tipo de sinopsis, claro está, hay que omitir los detalles que desvelen partes importantes de la historia si no queremos chafar la experiencia a los que quieran disfrutar de ella.
Obviamente, la sinopsis de la que quiero hablaros para esta parte del tutorial no es la sinopsis comercial, sino la técnica, que tiene dos objetivos fundamentales:
Por un lado, ayuda a poner en claro lo que se quiere contar. Así, podemos ver de una forma resumida toda la historia y darnos cuenta de dónde puede fallar, si hay que retocar algo o si la trama necesita que le demos una vuelta.
Por otro, la sinopsis técnica también nos servirá si queremos enviar el trabajo a una editorial o productora de cine. Podemos enviarles la sinopsis acompañando al guión o al texto de manera que puedan leerla primero y saber si la historia encaja con la línea de su empresa. Piensa que la persona a la que le llegue tu trabajo en cualquiera de estas empresas no dispondrá de mucho tiempo. Es una forma de ponérselo fácil y, si les gusta la sinopsis, lo más probable es que se interesen en leer el texto que la acompaña.
Pero vamos a lo importante: ¿cómo se escribe una sinopsis técnica?

1. Longitud


Aunque en algunos casos concretos pueda extenderse a página y media, lo ideal para una sinopsis es que tenga como máximo una página, especialmente si se trata de la sinopsis de una historia corta. Intenta que tenga entre 4 y 6 párrafos como mucho.

2. Técnica


Recuerda que esta sinopsis es un documento técnico y, aunque debe estar bien redactado y resultar interesante a quien lo lea, no es lugar para artificios ni medias tintas. En la sinopsis técnica han de quedar resumidos los principales aspectos de la historia de manera que, al leerlo, uno pueda hacerse una idea clara de cómo será y que sorpresas y efectos causará en el lector/espectador.

2. Estructura


La sinopsis es el resumen de una historia y, como tal, ha de estar estructurada de la misma forma: presentación, desarrollo y desenlace.

3. Tiempo


Una buena recomendación para desarrollar la sinopsis es escribir la historia cronológicamente, aunque luego en el guión o en el texto este orden se altere. Te dará una buena perspectiva de los hechos y ayudará a quien la lea a entender mejor la historia.
Si el orden cronológico es un factor importante en el desarrollo de tu historia (como es, por ejemplo, el caso de Memento), puedes añadir una nota antes de la sinopsis explicando cómo emplearás este recurso.

4. Contenido


La sinopsis técnica ha de contener la historia de principio a fin (incluso cuando tu fin sea una sorpresa fantástica que dejará a todos boquiabiertos). Eso sí, no hace falta que lo cuentes todo, ya que se trata de un resumen.
Has de incluir a los personajes y las tramas principales (y alguna subtrama si es fundamental para el desarrollo de la historia en su conjunto), así como el contexto en el que ocurren los hechos.

5. Acción


La sinopsis es sobre todo acción. Explica lo que ocurre, pero no te detengas en descripciones innecesarias ni en juicios de valor. Y tampoco añadas diálogos. Resume.

6. Personajes


No describas a los personajes. Si se diese el caso de que un aspecto del personaje fuese de suma importancia para entender la historia, puedes añadirlo de forma escueta sin entrar en detalles.
Por ejemplo, en el caso de Alicia en el País de las Maravillas, se podría añadir que la niña es muy fantasiosa o con tendencia a la ensoñación, para que quien lea la sinopsis entienda que lo que sucederá a continuación es fruto de esta forma de ser.
Opcionalmente, cuando se menciona el nombre de un personaje por primera vez, puedes poner su edad entre paréntesis para ayudar a situarlo mejor.



En esta quinta entrega del tutorial de formas cortas, quiero hablaros de lo que se conoce comotratamiento. El tratamiento es algo que se realiza en la escritura de guiones como fase previa al guión literario, aunque creo que también puede ser útil para la escritura de narrativa porque nos ayuda a analizar la estructura que seguiremos.
El tratamiento es un documento en el que se desarrolla, escena a escena, toda la acción de la historia de una forma escueta y directa. No es un texto literario, sino técnico, con lo que no hay que entrar en detalles ni descripciones. Sólo contar lo que ocurre en cada una de las escenas y los personajes que participan en ella.

¿Para qué sirve el tratamiento?


El tratamiento es la fase previa a la escritura del primer borrador y nos ayudará a desarrollar la trama y las subtramas, a ver si éstas tienen la presencia justa, a analizar la estructura de la historia, a observar el número de apariciones de los personajes y su evolución… En definitiva, se trata de un documento que nos mostrará el esquema previo de nuestra historia.
Si logramos un buen tratamiento, cuando lleguemos a la fase de escritura será más sencillo trabajar sin toparnos con ciertos problemas que nos hagan tener que volver a estructurarlo todo. Así, podremos dedicarnos a la narración y los diálogos con el cuidado que se merecen, y nos olvidaremos de la trama porque ese trabajo lo hemos desarrollado previamente.
Pero vamos a lo importante, que seguro que es lo que más os puede interesar: ¿cómo se escribe un tratamiento?

1. Encabeza las escenas


Cada escena o secuencia del tratamiento debe estar numerada y tener un encabezado donde se indique la localización (el espacio o lugar) donde sucede la acción. Para diferenciarlo del resto del texto, es mejor escribir este encabezado en mayúscula.
También es interesante añadir si la escena tiene lugar en una localización exterior o interior (especialmente en el caso de la escritura de un guión) y si es de día o de noche. Este datos te facilitarán la tarea a la hora de analizar el tiempo que transcurre en tu historia.
Ejemplo de encabezado:
SEC.1 – JARDÍN. EXT/DÍA
Como vemos en el ejemplo, lo primero que se escribe es el número de la escena o secuencia. Ésta puede indicarse con la abreviatura de secuencia (sec.), con la palabra escena o simplemente con el número de la escena. A continuación se indica la localización en la que tiene lugar la acción de la escena (“jardín” en este caso) y, al final, se añade la información sobre si se trata de un espacio interior o exterior, y si ocurre de día o de noche.

2. Los personajes sólo actúan


En el tratamiento ningún personaje aparece descrito. De hecho, cuantos menos adjetivos emplees en la escritura de este documento, mejor.
En el tratamiento los personajes se definen por sus acciones. Ni se describen ni hablan, a no ser que exista en la historia un fragmento de diálogo esencial, en cuyo caso se puede poner dicha frase entrecomillada. Algo así como: …y la REINA exclama: “¡Que le corten la cabeza!”.
Además, los nombres de los personajes aparecerán siempre en mayúscula y, la primera vez que se les menciona en el documento ha de añadirse también su edad entre paréntesis. Por ejemplo: ALICIA (7) o la REINA (40).

3. Usa un lenguaje técnico


Como explicaba antes, el tratamiento no es un texto literario, sino un documento de trabajo, así que no te detengas en descripciones, detalles, metáforas ni diálogos. En el tratamiento sólo se enumeran las acciones que tienen lugar en cada escena.
En el tratamiento se emplean los verbos en tiempo presente (al igual que en un guión literario) para indicar que la acción está sucediendo.
Ejemplo de la escena de un tratamiento:
SEC.1 – JARDÍN. EXT/DÍA

ALICIA (7) y su HERMANA (12) están sentadas a la sombra de un árbol estudiando. ALICIA no presta mucha atención al libro, está distraída. El CONEJO pasa corriendo cerca del árbol y exclama: “¡Ay, Dios mío, qué tarde se me está haciendo!”. ALICIA se sorprende al verlo, su HERMANA no se da cuenta.

4. Añade tus notas


En algunos concursos de guión o en convocatorias para subvenciones es posible que te pidan el tratamiento del guión. En dicho caso, es mejor que te limites a escribirlo de la forma ortodoxa siguiendo solamente las indicaciones de los tres puntos anteriores.
Pero si el tratamiento es sólo para usarlo tú como fase previa a la escritura del primer borrador,puedes añadir otras notas e indicaciones que te ayuden luego a la hora de escribir el texto.

5. Analízalo


Una vez lo hayas terminado, úsalo para reflexionar sobre todos los aspectos de tu historia.
Tal y como comentaba más arriba, gracias a este documento tienes a un golpe de vista las localizaciones, los personajes, el tiempo que transcurre, la estructura… Piensa si tus personajes evolucionan al ritmo que deben, si el tiempo que transcurre es el adecuado o si todo el mundo está donde tiene que estar. Aprovecha las ventajas que te ofrece el tratamiento, será tiempo que te ahorrarás después.

Sinopsis comercial:


Durante la Segunda Guerra Mundial, Casablanca era una ciudad a la que llegaban huyendo del nazismo gentes de todas partes: llegar era fácil, pero salir era casi imposible, especialmente si el nombre del fugitivo figuraba en las listas de la Gestapo. En esta ocasión el principal objetivo de la policía secreta alemana es el líder checo y héroe de la resistencia Victor Laszlo, cuya única esperanza es Rick Blaine, propietario del ‘Rick’s Café’ y antiguo amante de su mujer, Ilsa. Cuando Ilsa se ofrece a quedarse a cambio de un visado para sacar a Laszlo del país, Rick deberá elegir entre su propia felicidad o el idealismo que rigió su vida en el pasado. (Extraído de Filmaffinity)
Como véis, se trata de un resumen sencillo, dando solamente las claves para atraer al espectador. Se plantea el conflicto y se deja en el aire.

Sinopsis técnica:


Durante la Segunda Guerra Mundial, Rick (43), un estadounidense cínico y amargado expatriado de su país, administra el local nocturno más popular de Casablanca, en Marruecos. Una noche llega al club Ugarte (38), un criminal que pretende vender unas cartas de tránsito, una especie de salvoconductos que permiten a su poseedor el libre tránsito a través de la Europa controlada por los nazis y llegar a Lisboa, desde donde se puede partir hacia los Estados Unidos. Pero, antes de que la compra-venta tenga lugar, Ugarte es arrestado por la policía local al mando del Capitán Renault (53), un corrupto oficial de la Francia de Vichy que sólo quiere complacer de todas las formas posibles a los nazis. De manera subrepticia, las cartas de tránsito quedan al cuidado de Rick.

Entretanto, la razón de la amargura de Rick llega de nuevo a su vida. Se trata de su ex-amante, Ilsa (27), quien le había abandonado en París sin dar explicaciones y que acude al club para comprar las cartas de tránsito junto a su esposo LASZLO (34), un renombrado líder de la resistencia checa. Rick se niega e entregarle los salvoconductos a LASZLO pidiéndole que le pregunte a su esposa el motivo, pero el diálogo se ve interrumpido cuando un grupo de oficiales nazis comienza a cantar un himno patriótico de la Alemania nazi. Enfurecido, Laszlo solicita a la banda del local que interprete el himno nacional francés. El altercado hace que, como represalia, el club sea clausurado por los nazis.
Rick recibe una visita de Ilsa por la noche, cuando el club está ya desierto. Él se niega a darle los documentos y ella lo amenaza con una pistola pero, incapaz de disparar, le confiesa que sigue amándolo y le explica que cuando lo conoció y se enamoró de él en París, pensaba que su marido había sido asesinado en un campo de concentración nazi. Pero en cuanto descubrió que Laszlo en realidad había logrado escapar, tuvo que regresar a su marido. Rick cambia de actitud al conocer el motivo por el cual ella se marchó de su lado e Ilsa se ofrece a quedarse con Rick a cambio de salvar la vida de su marido.
Ilsa se va del club y Laszlo entra para intentar averiguar qué sucede entre Rick y su esposa. En la conversación, Laszlo llega a pedirle a Rick que tome las cartas de tránsito y se lleve a Ilsa con tal de salvar la vida de ella. Pero llega Renault con la policía y Laszlo es arrestado bajo un cargo menor. Rick interviene para convencer al capitán Renault de liberar a Laszlo, ya que si lo hace podrá acusarlo luego ante la Gestapo por un delito mucho más serio: la posesión de las cartas.
Más tarde, ya en el aeropuerto, Laszlo recibe las cartas de parte de Rick y Renault trata de arrestarlo. Sin embargo, Rick debe elegir entre su propia felicidad o el idealismo que rigió su vida en el pasado y finalmente traiciona a Renault, obligándole a punta de pistola a permitir el escape. En el último momento, Rick hace que Ilsa suba el avión con su marido diciéndole que si ella se queda se arrepentirá: “Tal vez no hoy. Tal vez no mañana, pero pronto y para el resto de tus días”.
Ilsa y Laszlo se van en el avión y la policía llega durante el despegue. El capitán Renault, contagiado por el idealismo de Rick, salva la vida de Rick y le recomienda que deje Casablanca. Ambos se alejan por la pista caminando en medio de la neblina mientras Rick le dice a Renault: “Louis, creo que éste es el principio de una gran amistad”.

En cambio esta otra sinopsis es más completa y desgrana la trama principal de la película de principio a fin.




Llegados a este punto del tutorial de escritura de formas cortas, entramos ya en uno de los aspectos más técnicos: la forma de un texto narrativo y un guión literario. Al final del post encontraréis un fichero descargable con un fragmento de guión literario a modo de plantilla de un guión.
Obviamente, los borradores del texto cada uno los escribe como más cómodo le resulta. Podemos hacerlo a mano, en una libreta, a máquina, en el procesador de texto… Pero cuando ya nos dispongamos a preparar una versión en limpio de nuestra historia, una versión que además pretendemos que otros lean, debemos regirnos por una serie de normas mínimas a la hora de darles forma.
El formato de un texto narrativo no tiene mucha ciencia y podemos emplear el que suelen pedir en cualquier editorial o concurso literario. Ya sabéis: tipografía sencilla (Arial o Times New Roman), tamaño de letra 12, doble espacio y una sola cara por cada folio. Así de simple. Pero cuando hablamos de guiones, la cosa se complica un poco más. A continuación, os explico más detalladamente los puntos a tener en cuenta a la hora de escribir un guión literario de cortometraje:

1. Olvida las florituras


Un guión es un documento técnico para que otros lo lean y trabajen con él. Recuerda que el guión es un medio, no un fin. El objetivo es llegar a hacer una película a partir de esas palabras, así que olvídate de los adornos y las florituras. En el guión no tienes que demostrar lo buen escritor que eres y lo bien que manejas las metáforas, tienes que contar con imágenes.

2. Haz que parezca un guión


Empieza por escribirlo con la tipografía estándar para estos trabajos: COURIER NEW, tamaño de letra 12. Espacio entre líneas: simple. Texto alineado a la izquierda para los encabezados y las descripciones, centrado para los diálogos. (Podéis ver el ejemplo concreto en el fichero que adjunto al final del post)

3. Encabeza las escenas


Cada escena tiene un encabezado en el que se incluye la siguiente información: número de escena (opcional, no siempre se incluye en el guión literario) + localización en la que sucede la escena + interior o exterior para indicar qué tipo de localización es + día o noche para especificar cuándo sucede la escena. Algo tal que así:
0. PLAZA DEL AYUNTAMIENTO. EXT/DÍA

4. Usa las descripciones para… describir!


Parece bastante obvio, pero no está de más recordarlo. Después del encabezado de la escena llega el momento de la descripción de la misma. Aquí es dónde hay que describir lo que ocurre, las acciones que llevan a cabo los personajes. Simplemente eso y nada más que eso. No hay que detenerse en ningún tipo de juicio de valor ni explicar lo que piensan los personajes. En una película, todo esto debe quedar definido por las acciones y los diálogos.

5. Haz que suceda ahora


El guión se escribe siempre en tiempo presente. El protagonista hace esto o lo otro ahora, de manera que el lector del guión pueda visualizarlo en su cabeza como si de la película se tratase.

6. Olvídate de la cámara


Deja ese trabajo para el equipo técnico que se encargará del guión después. Tu trabajo es crear un guión literario donde se definen las acciones de los personajes. No des indicaciones técnicas tales como el tipo de movimientos de cámara en una escena.

7. Señala a los personajes


Otra forma de facilitar la lectura del guión es poner el nombre de un personaje en mayúscula cuando aparece en escena. Además, la primera vez que se menciona a cada personaje, se suele indicar su edad entre paréntesis para que le resulte más fácil visualizarlo a la persona que lo está leyendo.

8. Dime quién está hablando


Los diálogos irán siempre precedidos del nombre en mayúsculas del personaje que habla. Además, se indicará entre paréntesis cuando dicho personaje hable en off (su imagen no se muestra en la pantalla. Por ejemplo, el caso de un narrador o un personaje que habla por teléfono). También se indicará entre paréntesis cualquier acotación o aclaración sobre las palabras que se pronunciarán a continuación.


****

Saludos,

EL STAFF

No hay comentarios:

Publicar un comentario