jueves, 2 de mayo de 2013

¿Buscas Publicar? Ten en cuenta esto:

Hola de nuevo,

Aquí estamos otro día más con más entradas que ofreceos para ayudaros en este periplo que es ser escritor, desde ESCRITORES.ORG*, os traemos lo siguiente:



PUBLICAR 

INFORME "PUBLICAR" (editar, buscar editor) 
Si deseas publicar, a poder ser con alguna repercusión,  y no eres millonario o personaje mediático,  te adjuntamos este informe  que entendemos puede resultar de interés para ahorrarte tiempo, dinero y alguna desilusión.
Presentamos la información con detalle en cada uno de los apartados que incluimos en este espacio, con la premisa de que hoy por hoy,  las editoras “convencionales” son la mejor opción para un autor que quiera ver publicada su obra.  La explicación es simple;  es su negocio.  Y un detalle importante,  una editorial “convencional”  se juega su dinero en cada título que publica. Es de suponer que tratará de rentabilizar su inversión mediante una promoción y distribución acordes (aunque no siempre lo consiguen).

Cómo hacer para ser publicado. Guía para escritores

1.- El departamento editorial
Hoy en día, las editoriales pertenecientes a grandes grupos internacionales concentran casi el 90% de la producción editorial.
Una editorial grande de España, México, Argentina... recibe más de 1.000 manuscritos o propuestas por año (unos cuatro por cada día de trabajo). Son enviados de manera espontánea por escritores a quienes nadie se los solicitó, por editoriales extranjeras y por agencias literarias de todo el mundo.
De esos 1.000 manuscritos, la editorial contrata alrededor de 20, ya que el resto de títulos que publica son obras que los editores han encargado, que llegan por contrataciones de la casa central, o son nuevas obras de los autores que ya publican en la casa.
Por eso, la posibilidad de llegar a ser publicado enviando un manuscrito es caso tan baja como que nos toque la lotería. Es cierto que siempre alguien gana, pero en general, el tiempo de dedicación, costes, esfuerzos y frustración, no tienen proporción.
Hasta hace unos años, cuando un escritor enviaba un manuscrito, las editoriales le respondían con una carta acusando recibo y un par de meses después enviaban otra carta, diciendo de una manera más o menos amable que no era posible publicarlo y, por lo general, lo devolvían. A medida que la situación se ha ido agudizando, ya casi han desaparecido los "acuses de recibo" y en la mayoría de los casos no responden ni devuelven los manuscritos.
Cuando en 1990 Doubleday, una de las editoriales más grandes y prestigiosas de los Estados Unidos, decidió no aceptar más manuscritos no solicitados que no vinieran de agentes literarios o de sus propios autores, estaba recibiendo 10.000 por año. Esto quiere decir más de 40 manuscritos diarios. ¿Cuanta gente se necesita para recibir, clasificar, revisar, leer y devolver más de 40 manuscritos por día?. Muchos, pero ninguna empresa está dispuesta a afrontarlo.
Y no solo en los Estados Unidos es así.
Habría que pensar entonces cómo aumentar esas posibilidades y lograr una mejor relación esfuerzos-resultados.


2.- Cómo hacer para ser publicado.
Como agente literario, escucho constantemente a los escritores  contar  sus dificultades para conseguir publicar. Al punto que, después de muchos intentos frustrados, comienzan a dudar de lo que escriben, sin preguntarse si lo que falla no será la forma que utilizan para buscar editorial,
Muchos escritores me dijeron que estaban convencidos de que sus manuscritos habían sido rechazados sin  siquiera haber sido leídos, y yo sé que tienen razón. Las editoriales rechazan la gran mayoría  de los manuscritos que reciben, casi siempre sin mirarlos. Esto se debe a la enorme cantidad que les llega cada día sin que los autores se hayan tomado el trabajo de preparar una información para presentar su obra –o su proyecto-, de una manera sintética y sencilla, que facilite la posibilidad de que un editor la considere.
En los Estados Unidos, los manuscritos no solicitados ni siquiera son devueltos al remitente, si no traen un sobre con el franqueo incluido. Implacablemente van a parar a “la pila de la basura” (the slush pile)
La mayoría de los escritores de los países latinoamericanos desconoce cómo contactar a un editor o a un agente literario de manera conveniente. No hay justificación alguna para ese desconocimiento. Si se busca en Internet, por ejemplo, “writers resources” (“recursos para escritores”), el buscador Altavista ofrece 32.699 páginas web para consultar.
Los argentinos solemos ser especialmente despectivos con este tipo de bibliografía, llamada “práctica” o de “autoayuda”, lo que nos impide reconocer que –en este caso, al menos- se trata de un caudal de información y experiencia que podría cambiar el futuro de un escritor que quiere publicar.
Me resulta incomprensible que alguien que cree en la escritura, en los libros y en las palabras, cuando termina la obra a la que ha dedicado meses y años de sacrificio personal y familiar, no haga el esfuerzo de investigar cómo se debe hacer para llegar a publicarla. Este esfuerzo es mínimo comparado con el trabajo de escribir un libro, sea de ficción o de no-ficción y, sin embargo, pocos lo hacen. Cualquier editor puede dar testimonio de que por cada presentación bien preparada que recibe, llegan 100 o 200 manuscritos con una simple nota  pidiendo que se lea.


Paso previo imprescindible antes de enviar tu texto a un editor, agente o concurso. En el apartado “recursos” de nuestra web encontrarás información detallada.

En España se publican aproximadamente 70.000 títulos al año. Y no exageraríamos si dijéramos que son diez veces más los títulos que buscan una oportunidad. Novelas, ensayos, cuentos, biografías, autobiografías; miles de títulos se envían indiscriminadamente a las editoriales en busca de una respuesta favorable.
Editar por medio de una editorial “convencional” no es fácil.
Editan un porcentaje muy bajo de las propuestas de edición que reciben, no llega a un 1%, y en muchas ocasiones  (principalmente los grandes grupos editoriales) son títulos que les llegan recomendados por un agente.
No te desanimes.

Pasos para buscar editor

Selección previa
Haz una selección previa de editoriales con las que contactar, basándote en el tema o género literario de tu obra. No omitas a las pequeñas. Por otra parte ten en cuenta que hay editoriales, por ejemplo Anagrama, con una exigencia literaria muy alta, y  otras, en cambio, que buscan un público masivo. Fíjate bien en que tu texto encaje con la línea de la editora. Para salir de dudas consulta su cátalogo en Internet (o acércate a una librería) y consulta qué otros títulos tiene coincidentes con el tema o género de tu texto.
En el apartado “recursos” de nuestra web tienes acceso al ISBN español con los datos de contacto de todas editoriales registradas en España. También las tienes clasificadas por el tema o género que edita.

No enviar nunca el manuscrito
Cuando ya tengas tu lista de datos de contacto (por correo electrónico, no enviar por correo postal) es el momento de enviar la carta de presentación  y la propuesta editorial (no enviar nunca primero el manuscrito).
Recuerda personalizar el correo.
Correo electrónico: en el campo "para" del correo electrónico incluir únicamente una dirección. No usar nunca campo "CC" ni el campo "CCO". Repetimos, únicamente una dirección para cada envío. No hacer envíos indiscriminados.
Indicar en el campo asunto: Propuesta Editorial 
Conviene indicar en el cuerpo del correo "Sres. Editorial (nombre de la editorial)". Mejor si conoces la dirección electrónica del responsable del departamento de edición.

La carta de presentación
1.- No enviar nunca una carta de presentación que supere la página. Doscientas cincuenta palabras tienen que ser suficientes para presentarnos a nosotros mismos y a nuestro libro. ¿Qué hacer si nos sale más larga? Volver a escribirla. Doscientas cincuenta (250) palabras. Ese es el máximo.
2.- Descarta la carta manuscrita. Realiza el envío por correo electrónico y si es con archivo adjunto que sea en formato Word o PDF  (no enviar nunca un correo electrónico con plantillas y fondos de colores). Revísala antes de enviarla que no tenga faltas de  ortografía o errores gramaticales
3.- No intentes ser original o gracioso. Ni las gracias improcedentes ni las alabanzas y elogios innecesarios son de utilidad con los profesionales serios.
4.- Recuerda incluir tus datos de contacto: nombre, mail, teléfono de contacto, redes sociales y un horario en el que se estés disponible para recibir llamadas (en su defecto, indicando la vía de contacto preferida).
Teniendo presentes las sugerencias mencionadas, recordemos de nuevo el espacio disponible de 250 palabras y acomodemos a él la siguiente información:
1.- Destinatario con nombre y apellido correcto (imprescindible)
2.- Una breve presentación del autor (datos relevantes como escritor, únicamente como escritor)
3.-Un párrafo de descripción del tema o argumento de nuestro libro.
4.-Alguna estimación sobre el mercado del tipo “la novela tal de temática afín vendió el pasado año tantos ejemplares” o los apoyos con que contemos en caso de tenerlos, como “la entidad tal ha comprometido la adquisición de tantos ejemplares”.

La Propuesta Editorial

La Propuesta Editorial es un documento que consta de los siguientes nueve elementos:
1.- Nombre del autor y título del libro.
2.- Una sinopsis argumental de la novela (máximo dos páginas de extensión, tamaño de letra 10 o 12 puntos, interlineado 1,5 o 2). En los casos de ensayos, biografías y otros textos de no ficción es posible y frecuente realizar laPropuesta Editorial antes de escribir el libro. Con la sinopsis debemos lograr que el editor tenga una perspectiva general pero completa de nuestro libro.
3.- El índice (fundamentalmente si se trata de un libro de no ficción).
4.- Una muestra de escritura: uno o dos capítulos, no más de 15 páginas (recordemos los tamaños de letra y los interlineados que acabamos de mencionar).
5.- Información relevante sobre nosotros y sobre nuestra actividad literaria (algún premio, colaboraciones en los periódicos, relatos o poemas publicados en revistas, el éxito de nuestro blog o web que registra más de 300 visitas al día y tiene 600 usuarios registrados en apenas unos meses…). Por supuesto mencionaremos nuestra obra ya editada, si disponemos de ella.
6.- Comparación. Demuestra que conoces el terreno literario y estás al tanto de las novedades y las listas de libros más vendidos y que conoces las tendencias afines a las de tu libro. Una vez que has conseguido hacer ver que tu libro tiene camino, explica por qué es diferente a los mencionados antes.
7.- No olvides que el editor es un profesional y que la publicación de tu libro ha de ser rentable. Dale información de mercado, quiénes serán los compradores de tu libro. Qué tipo de lector, de qué edades, qué otros libros suele leer ese intervalo de lectores. Este apartado puede ocupar una página, es información clave.
8.- Piensa también en la promoción del libro. Dedica un par de párrafos a tus contactos en los medios de comunicación, si los tienes, o a los alumnos del centro donde das clases, las organizaciones o grupos a los que estás vinculado…
9.- Prensa, páginas literarias de Internet, blogs de prestigio… adjunta las reseñas, críticas o entrevistas de tus trabajos previos. No olvides que una mención moderada de un medio prestigioso puede resultar más eficaz que grandes elogios y alabanzas de un medio menor.
(*) Recomendaciones facilitadas por la agencia literaria Guillermo Schavelzon & Asociados, S.L.
Para terminar: si no quieres que tu correo vaya directamente a la papelera procura que el texto esté correctamente escrito y decentemente presentado.

¿Cuánto pueden tardar en contestar?

No te desesperes. No te interesa estar molestando con constantes correos y llamadas telefónicas. Espera al menos un mes y si no te han contestado, vuelve a enviar el e-mail.

¡Ya me han contestado!

No están interesados.  Lo más habitual es que te contesten con un  amable correo en el que te indiquen que no están interesados. No te preocupes, tienes otras vías.
Están interesados.  Envía el manuscrito a la persona de contacto que te hayan indicado (mediante correo electrónico, en formato Word o pdf). Revisa de nuevo el manuscrito, texto correctamente escrito y decentemente presentado. Recuerda,  tamaño de letra 10 o 12 puntos, interlineado 1,5 o 2.
Una vez que hayas enviado el texto, la respuesta puede tardar unos meses. Si tarda más de tres contacta con la persona a quien hayas enviado el manuscrito.
Ten en cuenta que el hecho de que te soliciten que les envíes el texto no quiere decir que ya lo vayan a editar. Ahora empieza la parte más complicada. Tu obra pasará la revisión de un lector (o varios). Si su informe es favorable, aún son varios los departamentos (literario, comercial…) que tienen que dar su conformidad para que veas tu obra publicada.
Recibes contestación:
No están interesados.  Lo más habitual es que te contesten con un  amable correo en el que te indiquen que no están interesados por motivos “x”. No te preocupes, tienes otras vías.
Están interesados.  ¡Enhorabuena! Celébralo, ha llegado el momento de firmar el contrato.
Remuneración: una editorial no cobra por editar a un autor. Al contrario, invierte su dinero en la obra. Una editorial se juega su dinero en cada título que públicaEs de suponer que tratará de rentabilizar su inversión mediante una promoción y distribución adecuadas (aunque no siempre lo consiguen). Para ello compra al autor, y durante un plazo de tiempo determinado, y sobre distintos formatos y soportes, los derechos de edición sobre ese título.
La remuneración de un autor novel sobre ediciones en formato libro (papel) oscila entre un 8% y un 12% del precio de venta del libro, aunque lo más común es un 10%.  El editor puede abonar, y según las previsiones de venta que tenga sobre el libro, un adelanto de esos derechos, aunque vender  2.000 ejemplares en nuestro país -cuando no se es un autor conocido- supone todo un reto. Es tal la avalancha de títulos que resulta complicadísimo conseguir un hueco en las mesas de novedades.
La remuneración cambia (y mucho) dependiendo del autor. Un editor puede abonar verdaderas fortunas por hacerse con los derechos de edición de títulos de autores reconocidos.
Hay que tener en cuenta que la edición puede ser para diversos formatos (y que no se pagan todos con el mismo porcentaje).  Por ejemplo en formato electrónico los costes para un editor no son los mismos;  el porcentaje deberá ser más alto. También para los posibles derechos si el texto lo compran para  convertirlo en un guión cinematográfico.
Cuando hayas terminado las celebraciones consulta la sección “orientación legal” del apartado “recursos” de  nuestra web;  y no estaría de más que te asesoraras con un abogado especializado.



Las agencias literarias funcionan de intermediarias entre el autor y las editoriales. Se ocupan de defender los derechos de autor, de buscar al editor adecuado, de revisar los contratos, etc.
Hoy por hoy es prácticamente imposible para un autor novel poder editar con un gran grupo editorial si no se ha ganado o ha sido finalista de uno de sus premios literarios.... o bien cuenta con un agente.
El procedimiento correcto para buscar agente es prácticamente el mismo que para buscar editor

Pasos para buscar agente
  1. a) Selección previa
Haz una selección previa de agentes con lo que contactar, basándote en el tema o género literario de tu obra. En el apartado “recursos” de nuestra web tienes una sección con los datos de contacto de las agencias literarias. Si no tienes referencias sobre ella consulta su web y verás qué tipos de autores y géneros representan.

  1. b) No enviar nunca el manuscrito
Cuando ya tengas tu lista de datos de contacto (siempre por correo electrónico, no enviar por correo postal) es el momento de enviar la carta de presentación  y la propuesta editorial (no enviar nunca primero el manuscrito).
Recuerda enviar el correo personalizado.
Correo electrónico: en el campo "para" del correo electrónico incluir únicamente una dirección. No usar nunca campo "CC" ni el campo "CCO". Repetimos, únicamente una dirección para cada envío. No hacer envíos indiscriminados.
Indicar en el campo asunto: Propuesta Editorial 
Conviene indicar en el cuerpo del correo "Agencia (nombre de la agencia)". 

La carta de presentación
1.- No enviar nunca una carta de presentación que supere la página. Doscientas cincuenta palabras tienen que ser suficientes para presentarnos a nosotros mismos y a nuestro libro. ¿Qué hacer si nos sale más larga? Volver a escribirla. Doscientas cincuenta (250) palabras. Ese es el máximo.
2.- Descarta la carta manuscrita. Por correo electrónico y si es con archivo adjunto que sea con formato Word o PDF. (no enviar nunca un correo electrónico con plantillas y fondos de colores). Revísalo antes de enviarlo que no tenga faltas de  ortografía o errores gramaticales
3.- No intentes ser original o gracioso. Ni las gracias improcedentes ni las alabanzas y elogios innecesarios son de utilidad con los profesionales serios. Procura ser “natural” al escribirla.
4.- Recuerda incluir tus datos de contacto: nombre, mail, teléfono de contacto, redes sociales y un horario en el que se estés disponible para recibir llamadas (en su defecto, indicando la vía de contacto preferida).
Teniendo presentes las sugerencias mencionadas, recordemos de nuevo el espacio disponible de 250 palabras y acomodemos a él la siguiente información:
1.- Destinatario con nombre y apellido correcto (imprescindible)
2.- Una breve presentación del autor (datos relevantes como escritor, únicamente como escritor)
3.-Un párrafo de descripción del tema o argumento de nuestro libro.
4.-Alguna estimación sobre el mercado del tipo “la novela tal de temática afín vendió el pasado año tantos ejemplares” o los apoyos con que contemos en caso de tenerlos, como “la entidad tal ha comprometido la adquisición de tantos ejemplares”.

La Propuesta Editorial
La Propuesta Editorial es un documento que consta de los siguientes nueve elementos:
1.- Nombre del autor y título del libro.
2.- Una sinopsis argumental de la novela (máximo dos páginas de extensión, tamaño de letra 10 o 12 puntos, interlineado 1,5 o 2). En los casos de ensayos, biografías y otros textos de no ficción es posible y frecuente realizar laPropuesta Editorial antes de escribir el libro. Con la sinopsis debemos lograr que el agente tenga una perspectiva general pero completa de nuestro libro.
3.- El índice (fundamentalmente si se trata de un libro de no ficción).
4.- Una muestra de escritura: uno o dos capítulos, no más de 15 páginas (recordemos los tamaños de letra y los interlineados que acabamos de mencionar).
5.- Información relevante sobre nosotros y sobre nuestra actividad literaria (algún premio, colaboraciones en los periódicos, relatos o poemas publicados en revistas, el éxito de nuestro blog o web que registra más de 300 visitas al día y tiene 600 usuarios registrados en apenas unos meses…). Por supuesto mencionaremos nuestra obra ya editada, si disponemos de ella.
6.- Comparación. Demuestra que conoces el terreno literario y estás al tanto de las novedades y las listas de libros más vendidos y que conoce las tendencias afines a las de tu libro. Una vez que has conseguido hacer ver que tu libro tiene camino, explica por qué es diferente a los mencionados antes.
7.- No olvides que el agente es un profesional y que la publicación de tu libro ha de ser rentable. Dale información de mercado, quiénes serán los compradores de tu libro. Qué tipo de lector, de qué edades, qué otros libros suele leer ese intervalo de lectores. Este apartado puede ocupar una página, es información clave.
8.- Piensa también en la promoción del libro. Dedica un par de párrafos a tus contactos en los medios de comunicación, si los tienes, o a los alumnos del centro donde das clases, las organizaciones o grupos a los que estás vinculado…
9.- Prensa, páginas literarias de Internet, blogs de prestigio… adjunta las reseñas, críticas o entrevistas de tus trabajos previos. No olvides que una mención moderada de un medio prestigioso puede resultar más eficaz que grandes elogios y alabanzas de un medio menor.
Para terminar: si no quieres que tu correo vaya directamente a la papelera procura que el texto esté correctamente escrito y decentemente presentado.

¿Cuánto pueden tardar en contestar?
No te desesperes. No te interesa estar molestando con llamadas telefónicas y con constantes correos. Espera al menos un mes y si no te han contestado, vuelve a enviar el email.
¡Ya me han contestado!
No están interesados.  Lo más habitual es que te contesten con un  amable correo en el que te indiquen que no están interesados. No te preocupes, tienes otras vías.
Están interesados.  Envía el manuscrito a la persona de contacto que te hayan indicado (mediante correo electrónico, en formato Word o pdf). Revisa de nuevo el manuscrito, texto correctamente escrito y decentemente presentado. . Recuerda,  tamaño de letra 10 o 12 puntos, interlineado 1,5 o 2.

Una vez que hayas enviado el texto, la respuesta puede tardar unos meses. Si tarda más de tres contacta con la persona a quien hayas enviado el manuscrito.
Ten en cuenta que el hecho de que te soliciten que les envíes el texto no quiere decir que ya vayan a representarte. Ahora empieza la parte más complicada. Tu obra pasará la revisión de un lector (o varios). .
Recibes contestación:
No están interesados.  Lo más habitual es que te contesten con un  amable correo en el que te indiquen que no están interesados por motivos “x”. No te preocupes, tienes otras vías.
Están interesados.  ¡Enhorabuena!
Celébralo. Ya tienes agente y muchas posibilidades de ver editada tu obra en condiciones aceptables.

¿Cuánto cobra un agente?
Los agentes trabajan a porcentaje sobre los beneficios que consiguen para el autor. Normalmente sobre un porcentaje de la obra representada  que puede oscilar entre el 15% y el 20%.  Un agente no le cobra directamente a un autor para representarlo, aunque puedes encontrarte con esta situación con algunas empresas de servicios que se ofertan como agentes (mucha atención).
Un agente hace una inversión en ti y en tu obra que recuperará  a través de las comisiones pactadas solamente cuando consiga rentabilizarla (nunca antes).
Los agentes suelen ofrecer a sus representados un contrato estándar que pueden ser:
Contrato global: el agente representa al autor para todas sus obras, en todo el mundo y por un periodo de tiempo acordado.
Contrato por manuscrito: el agente representa al autor para un determinado manuscrito. Es el contrato que suele ofrecerse habitualmente a un autor novel.


* Para leer la entrada original, haz clic sobre el enlace.

Bien, eso es todo, como siempre esperamos os haya sido de utilidad, saludos:


EL STAFF

No hay comentarios:

Publicar un comentario